Educación emocional para motivar en las aulas

Educacion emocional
Fuente: ideal.es

Contar con una formación que ayude a controlar las emociones recae directamente sobre la salud física y mental de quienes las disfrutan

 

Las aulas del siglo XXI demandan la implementación de nuevos proyectos para desarrollar inteligencias múltiples. La educación impartida en la actualidad conserva gran parte de las metodologías aplicadas hace décadas, sin tener en cuenta factores de motivación e implicación del alumnado que podrían ayudarle a alcanzar sus conocimientos mediante programas que trabajen distintas inteligencias, como es el caso de la inteligencia emocional.

Según el educador y conferenciante británico, Ken Robinson, en reflexión sobre el sistema educativo actual, “el alumno tiene acceso a la información por múltiples vías”, lo que implica que “el docente ya no puede ser un mero transmisor de conocimientos, sino un mediador del aprendizaje”. Por tanto, una evolución en el rol del profesorado facilitaría la adquisición de competencias emocionales entre el alumnado, con el fin de aprender a gestionar sus conocimientos, capacidades, habilidades y actitudes que le permitan regular los fenómenos emocionales y afectivos que se le puedan presentar.

Los programas de master educación emocional cualifican a profesionales procedentes de las áreas de educación, psicología y pedagogía, así como a todas aquellas personas interesadas en este ámbito, para saber desarrollar el proceso educativo conveniente en la aplicación de la inteligencia emocional desde la infancia.

El Doctor en Pedagogía, Gerardo M. Fernández, explica que en la etapa infantil es en la que mejor se está trabajando la inteligencia emocional, sin embargo, el sistema educativo debilita la creatividad de los niños y niñas conforme van avanzando en cursos académicos posteriores. La especialización en un master en inteligencia emocional es idónea para ayudar al alumnado a afrontar situaciones usuales con las que va a encontrarse durante su vida, a través de una educación totalmente compatible con el aprendizaje de sus conocimientos teóricos sobre las materias convencionales.

Trabajar con inteligencias menos explotadas hasta el momento como la musical, la kinestésica, la intrapersonal e interpersonal y la emocional, entre otras, complementa a otras tradicionales como la lingüística y la matemática, generando grandes resultados en su aplicación rutinaria. Concretamente, realizar ejercicios sobre el control de las emociones es beneficioso para disminuir el estrés emocional y potenciar aspectos como la tolerancia, para adquirir un mayor nivel de asertividad y mejorar la comunicación con otras personas.

Además de estas ventajas de la educación emocional, contar con una formación que ayude a controlar las emociones recae directamente sobre la salud física y mental de quienes las disfrutan.

Compártenos en tus Redes Sociales:

Article by Ismael